martes, 15 de noviembre de 2016

Todo cambia, todo sigue igual.

Pues aqui estoy de nuevo, no se si quedará alguien por estos lares que me lea más de 7 años después. 7 años dan para mucho, seguramente quereis saber en que peso estoy aunque esto no es lo más relevante de mi vida, si lo es en este blog. Pues ahora mismo estoy en 85 kilos, lejos de los 66 que alcancé, pero también muy lejos de los 110 a los que también llegué Si recordais una carta a los reyes magos que publiqué aquí y en la que pedía que mi chica y yo por fin vivieramos juntas y poder empezar EL PROYECTO de tener a una personita en nuestras vidas.. pues bien..seguimos juntas y felices y un precioso niño de 4 años corretea por nuestra casa y nuestros corazones poniéndolo todo patas arriba y nos encanta. No negaré que su llegada cambió nuestro ritmo y nuestras prioridades y aquí descuidé mucho mis kilos.. estaba tan centrada en hacerlo bien, en no cagarla que no me acordé de mí, lección aprendida y como un hijo lo cambia todo también lo ha hecho con mi relación con la comida y con la dieta, ahora que ya hace 6 meses que volví al ruedo voy mucho más lenta que antes, pero también más segura, no me lo tomo como una competición para llegar antes a la meta, sino como un camino a seguir para siempre, para nosotras es muy importante enseñarle que en casa se come bien, sano y se tiene una buena relación con la comida, disfrutándola pero no siendo el centro ni de nuestras celebraciones ni de nuestros premios, evitar en todo lo posible el exceso de azucar y de comida industrial vacía. Bien hasta aquí la puesta al día, no se si habrá más post o se quedará en algo esporádico, pero hoy me ha apetecido escribirlo. Seguimos restando, seguimos sumando

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada